La primera semana de febrero arroja un resultado dispar en cuanto a la renta variable a ambos lados del Atlántico: en el momento de la publicación de este artículo, y a falta de confirmar las velas semanales, los principales índices USA luchan por mantener un cierre semanal en tablas, mientras que los índices de Europa superan en la mayoría de los casos el punto porcentual de caída. Las subidas primigenias venían sustentadas por un lado en la resaca del mercado tras la publicación del dato de nóminas no agrícolas del viernes anterior, y por otro en la posibilidad de que Estados Unidos progresara en sus conversaciones comerciales con China. El jueves conocíamos que los señores Trump y Xi no se reunirían antes del 1 de marzo, fecha de introducción de los nuevos aranceles del 25% en toda una gama de productos chinos por valor de 200 mil millones de dólares, lo cual suponía el detonante de las caídas posteriores.

En Europa, se puede achacar la mayor debilidad del mercado al hecho de que no se hayan conseguido avances en la visita de la Primera Ministro británica a Europa en relación a Brexit, tempus fugit.

Con este escenario de partida, y habiéndose producido el giro del mercado en zonas clave de resistencia, la próxima semana se antoja clave en cuanto al devenir de las bolsas, ya que probablemente asistiremos a un aumento de la volatilidad que se traducirá en una lucha entre los bulls, pugnando por una continuidad del rebote iniciado a finales del pasado mes de diciembre, y los bears, queriendo poner en valor las incertidumbres imperantes.

 

Renta Variable

En plena publicación de resultados tanto en España como allende los mares, el principal índice español no ha sido capaz de atacar de nuevo la importante zona de los 9250-9400 puntos, lo cual da una idea de la debilidad subyacente; la especial bancarización del selectivo tiene mucho que ver, al no haberse podido desligar de las caídas generalizadas en el sector bancario europeo a pesar del repunte intrasemanal.

Sin ser un bluechip al uso, hay una compañía que ha copado titulares en el segundo tramo de la semana, por la amplia repercusión que han tenido sus movimientos por parte de la comunidad inversora durante los últimos tiempos; no es otro que DIA. El más que previsible movimiento de su principal accionista, articulando una OPA previa a una posible ampliación de capital, ha suscitado movimientos amplios en el valor, que ha abandonado por el momento la zona de mínimos; probablemente asistiremos a nuevos episodios en este “culebrón”, habida cuenta de las luchas intestinas que irán surgiendo entre los diferentes accionistas para no ver diluida su participación ni el valor de sus inversiones. Valor no apto para todos los públicos, en todo caso.

En Estados Unidos, Alphabet decepcionaba al mercado con la publicación de sus resultados ante las amplias expectativas generadas, y el efecto arrastre en las FANNG se traducía en la imposibilidad del índice tecnológico Nasdaq de continuar con las subidas de la semana anterior, espoleadas por la buena acogida que el mercado había ofrecido a los resultados del otro gigante Facebook.

El S&P500 se aproximaba a la media de 200 sesiones, zona desde donde por el momento ha tornado a la baja.

Como apunte técnico, mostramos la evolución del selectivo de industriales DowJones30 durante la última semana; el gráfico, en velas de 240minutos, muestra una cuña alcista que fue resuelta a la baja tras topar con la zona de resistencias de corto plazo situada entre los 25200-25400 puntos.

Fuente: plataforma Next Generation de CMC Markets

 

Hemos asistido esta semana de nuevo al binomio subida del VIX (el índice formado por una cesta de opciones put sobre el S&P500) / bajada de la renta variable.

Recordamos que el VIX, el también llamado “índice del miedo”, es operable tanto al alza como a la baja a través de la plataforma, y puede resultarnos útil no solamente para anticipar o incluso confirmar movimientos de mercado, sino para aplicar una de las más prácticas funciones de los CFDs: la cobertura de carteras.

 

Fuente: plataforma Next Generation de CMC Markets

 

Divisas/Materias primas/Bonos

Destacaría entre las materias primas, concretamente los metales, el oro en su actuación como activo refugio. Cotizando las incertidumbres imperantes en el mercado, sigue dejando atrás los mínimos del año y tiene en el punto de mira los niveles de abril de 2018 como siguiente zona de resistencia: podría salir dinero en la zona entre los 1350-1360 dólares por onza.

El euro/dólar, como representante honorífico de los Majors, sigue mostrando una gran ortodoxia en su evolución técnica y permanece inmerso en el amplio canal lateral-alcista que iniciara en los mínimos del pasado mes de noviembre en niveles de 1,12, canal que viene estando conformado por unas tres figuras de amplitud y que, en el caso de una ruptura al alza, permitiría posiblemente poner el foco en la fuerte zona de resistencia de 1,18-1,1840.

 

Fuente: plataforma Next Generation de CMC Markets

 

Quería mencionar también la evolución alcista que han tenido en general los bonos, y tomando el Bund (bono alemán de 10 años) como ejemplo ya que es el referente utilizado para calcular las diferentes primas de riesgo frente a los respectivos bonos patrios a 10 años, mostrarles gráficamente la cotización del precio del mismo en velas semanales:

 

Fuente: plataforma Next Generation de CMC Markets

 

con especial hincapié en la situación de sobrecompra que comienza a acumular, así como el hecho de que se ha aproximado a zonas de resistencia de cierto calado.

Les dejo con la siguiente frase del célebre Aristóteles:

“El sabio no dice todo lo que piensa, pero siempre piensa todo lo que dice”

 

Tengan una feliz entrada de semana

 

José Luis Herrera

Analista de Mercados de CMC Markets

Síguenos en twitter @CMCMarketsSpain