Los CFD son instrumentos complejos y están asociados a un riesgo elevado de perder dinero rápidamente debido al apalancamiento. El 77% de las cuentas de inversores minoristas pierden dinero en la comercialización con CFDs con este proveedor. Debe considerar si comprende el funcionamiento de los CFDs y si puede permitirse asumir un riesgo elevado de perder su dinero.

¿Es el Dax una máquina del tiempo?

Los bonos tocan fondo

La primera pieza del rompecabezas ya está colocada: los bonos soberanos de EEUU a diez años han formado un mínimo de 123, es decir, un fondo. El mínimo anual marcado a finales de octubre por las Notas a 10 años de EEUU aguantó el envite a principios de noviembre. Es más, el precio terminó por superar el anterior máximo comenzando a construir una estructura alcista. En términos gráficos, por encima de 111,96 USD se establece la posibilidad de que bajen los tipos de interés; por debajo de este precio habría que reevaluar la situación.

Según los datos publicados por la Comisión de Futuros y Opciones de EEUU (CFTC) se desprende que a 29 de noviembre se registró una posición corta récord en el bono a 2 años (2YR T-Note) por parte de los participantes de mercado sin posiciones en contado o con carácter especulativo o direccional. Por lo tanto, si se produce un descenso de los tipos de interés a corto plazo, es decir, un repunte de los bonos del Estado a dos años, esto podría desencadenar un cierre de posiciones cortas o “short squeeze”.

La Reserva Federal de EEUU podría pausar la subida de tipos en la primavera de 2023 para esperar a que la medicina que ha administrado al mercado surta efecto. El BCE podría seguirle con cierto retraso. De hecho, la deuda pública alemana a diez años aún no ha tocado fondo y el Bund alemán está terminando el año cerca de mínimos anuales. Para pensar en un posible suelo, el Bund debería recuperar la zona de resistencia 143,731 / 144,425, mientras tanto, la tendencia bajista de fondo sigue intacta.

Conclusión; el hecho de que los T-Notes estadounidenses hayan tocado fondo es el primer paso hacia una señal de bajada de los tipos de interés, aunque probablemente el BCE sólo pueda poner en marcha un cambio de tendencia con cierto desfase temporal y después del banco central estadounidense.

El EUR/USD toca fondo

El EUR ha alcanzado un objetivo de precio a largo plazo en 1,0049 USD. Este objetivo se calcula mediante la extensión del 61,8% de Fibonacci de un techo en forma de 1-2-3 que se formó en 2008 hasta 2014. El punto de partida de la formación del cambio de tendencia fue un impulso bajista de 1,60 USD a 1,23 USD en 2008. El máximo en 1,60 USD no se volvió a socavar a partir de entonces y se formó un mínimo inferior por debajo de 1,23 USD en diciembre de 2014. Ahora se ha alcanzado el primer objetivo de precio de Fibonacci. Estas proyecciones de precios a largo plazo podrían servir como indicador de cambios de tendencia en los mercados, a medida que los inversores cambian posiciones y los vendedores al descubierto del EUR/USD cubren sus posiciones cortas.

De hecho, se puede detectar un suelo en forma de 1-2-3 en el EUR/USD en gráfico semanal, con el impulso inicial que va de 0,95 USD a 0,99 USD. El final del impulso se superó en la semana que finalizó el 5 de noviembre. Así pues, desde el punto de vista gráfico, se ha establecido una señal de posible debilitamiento del dólar estadounidense en el par EUR/USD mientras éste se mantenga por encima de 0,99 USD.

Aumento de la liquidez

Desde principios de octubre hemos asistido a una mejora de la liquidez mundial, desencadenada en particular por la reiterada relajación de las condiciones crediticias en China, incluida la bajada de su tipo de interés oficial. La masa monetaria mundial cayó brevemente por debajo de los 96 billones de USD a principios de octubre y volvió a crecer hasta los 98,2 billones de USD a finales de noviembre. Desde la primavera de 2022, la oferta monetaria mundial ha caído bruscamente desde justo por debajo de los 104 billones de USD gracias al endurecimiento simultáneo de la política monetaria por parte de prácticamente todos los bancos centrales mundiales. Un movimiento contrario de la oferta monetaria podría provocar un resurgimiento del apetito por el riesgo de los inversores. También podría aliviar el endurecimiento de los activos en dólares, provocando la depreciación del dólar frente a otras divisas mundiales.

La Reserva Federal podría realizar su primer recorte de tipos a finales de 2023 si las condiciones crediticias se deterioran, especialmente en el espacio de los bonos basura. Hasta que esto ocurra, podría ser un buen momento para la renta variable. Pero si la Fed recorta los tipos entonces, podría interpretarse como una admisión de que el riesgo de una crisis financiera ha aumentado. Esto podría hacer que el repunte de la renta variable -junto con el temor a nuevos peligros deflacionistas- volviera a desplomarse. Así pues, los próximos tres a seis meses pueden ser "la época de Ricitos de Oro" para los mercados mundiales de renta variable.

Los mercados emergentes han reaccionado positivamente

En un periodo de crecimiento económico (fuera de una recesión), la caída de los tipos de interés y del dólar estadounidense puede indicar que el capital se está reasignando desde el núcleo de la zona monetaria (países desarrollados) hacia los mercados emergentes de alto crecimiento. El 29 de noviembre de 2022, el índice de referencia indio Nifty 50 alcanza un nuevo máximo histórico. Otros índices bursátiles de los mercados emergentes podrían seguirle. Más adelante, los índices bursátiles occidentales también podrían establecer nuevos récords históricos, incluidos el DAX, el S&P 500 y el índice Nikkei 225.

Análisis gráfico del Alemania 40

El 3 de octubre, el CFD Alemania 40 marcó un mínimo en 11.811 puntos, en perfecta consonancia con la pauta estacional. De media, en los últimos 15 años, el mínimo estacional del CFD Alemania 40 se ha producido el 3 de octubre, y este año no ha sido una excepción. El mínimo estacional fue el punto de partida de una subida en torno a los 864 puntos. La consolidación que siguió a esta subida no supuso un nuevo mínimo por debajo del mínimo del 3 de octubre. Más bien, el precio subió hasta un nuevo máximo el 18 de octubre, completando un suelo. Desde entonces, el índice ha subido más de un 20%.

En líneas generales, el rebote por encima de 13.316 puntos representa una reactivación de un patrón de continuación de la tendencia 2020 cuya primera extensión de Fibonacci se encuentra en 16.623 puntos. Un cierre mensual por encima de 16.623 puntos podría activar el siguiente objetivo de extensión en 18.667 puntos, y luego en 21.974 puntos. Debería evitarse un cierre mensual por debajo de 13.316 puntos. Esto pondría en entredicho la capacidad alcista del índice.

Proyecciones de Fibonacci sobre Alemania 40 / Pulsa para ampliar gráfico

Fuente: CMC Markets

Análisis gráfico del US SPX 500

El CFD US SPX 500 ha formado la denominada cuña de ampliación desde febrero de 2020 hasta enero de 2022. Un cierre mensual por encima del máximo histórico formado en enero de 2022 activaría un objetivo de precio desde esta cuña de ampliación en el gráfico, que sería la friolera de 7.428 puntos. Esta es también la extensión de Fibonacci del 261,8% de una formación de continuación de tendencia que el índice formó en 2020 y que ha sido confirmada por la corrección desde principios de año. Sin embargo, si no se produce un cierre por encima del máximo histórico en 4.817 puntos, tarde o temprano el mínimo de octubre de 2022 podría ser superado a finales de mes. Esto podría activar un posible objetivo de precio alternativo que puede derivarse de la cuña de ampliación. Esta se sitúa justo por debajo de los 1.000 puntos del índice. Incluso, un cierre mensual por debajo de 3.558 puntos podría poner en duda la capacidad del índice para reanudar su recuperación al alza. La incertidumbre y la volatilidad podrían aumentar significativamente en tal escenario.

Proyecciones de Fibonacci sobre US SPX 500 / Pulsa para ampliar gráfico

Fuente: CMC Markets

Conclusión:

Es posible que nos encontremos ante un periodo de fortaleza en el mercado de renta variable, con una continuación del repunte primero en los índices de los mercados emergentes y después en los índices de renta variable de los mercados desarrollados. Este repunte se basa principalmente en el hecho de que la recesión, señalada desde hace semanas por el mercado de renta fija estadounidense mediante una inversión de la curva de rendimientos, aún no es visible en los datos reales comunicados actualmente. Hasta que eso ocurra, podría iniciarse una fase fuerte para los mercados bursátiles. Sin embargo, es importante fijarse en los niveles de los gráficos técnicos mostrados y contrastar con ellos la validez de esta tesis.

 


CMC Markets ofrece un servicio de sólo ejecución. El presente material (tanto si incluye opinión alguna como si no) se proporciona con fines exclusivamente informativos y no tiene en cuenta ninguna circunstancia personal u objetivo de inversión de ninguna persona en concreto. Nada de lo contenido en el presente material es o debe ser considerado como asesoramiento financiero, de inversión o cualquier otro tipo de asesoramiento. Ninguna opinión contenida en el presente material constituye una recomendación por parte de CMC o de su autor sobre una determinada inversión, operación o estrategia de inversión y por lo tanto no ha de ser considerada como tal (ni como adecuada para una persona concreta). En consecuencia, CMC Markets no se hace responsable de ninguna pérdida, daño o perjuicio ocasionado por la utilización de la presente información.