¿Es el fin del rebote, o un alto en el camino?

 La primera semana del mes de marzo ha tenido dos fases claramente diferenciadas: relativa tranquilidad durante el primer tramo de la semana, y volatilidad y noticias durante la segunda parte de la misma. El punto de inflexión, la reunión por parte del BCE el jueves. Al momento de la publicación de este artículo aún no conocemos los datos de nóminas no agrícolas y desempleo que se publican cada mes en Estados Unidos, que pueden o bien confirmar el sentimiento previo o bien justificar el movimiento alcista iniciado desde finales del año pasado.

Los inversores han comenzado a tomar ganancias por las preocupaciones de que el contexto macroeconómico sea mucho más débil de lo que se pensaba, y han surgido temores de que, sea cual sea el resultado de un acuerdo comercial entre China y Estados Unidos, éste no será suficiente para mitigar una desaceleración económica más amplia. Los temores se han visto reforzados por unas cifras decepcionantes de China en febrero: las exportaciones y las importaciones disminuyeron en un 20% y un 5,7%, respectivamente.

La cita clave ha estado, en todo caso, en la reunión del BCE del jueves. En noviembre del año pasado, el Banco Central Europeo comunicaba que un grave impacto económico provocaría la implementación de nuevas medidas de estímulo, y que la desaceleración probablemente sería temporal. Ayer, el BCE tuvo que tirar la toalla en la evaluación de una desaceleración temporal, ya que anunció la posibilidad de un nuevo programa TLTRO de 2 años, programado para comenzar a partir de septiembre, y extendió la situación de tipos actuales hasta al menos finales de 2019.

El nuevo anuncio de TLTRO tuvo como efecto que las acciones financieras en Europa caían con fuerza, ya que la caída de los rendimientos y el aplanamiento de las curvas de rendimiento aumentaban las preocupaciones sobre su capacidad para mejorar sus márgenes de ganancias. Hoy viernes, volvían a surgir rumores sobre operaciones corporativas: el grupo inversor estadounidense Cerberus se mostraba abierto a una eventual fusión de Deutsche Bank y Commerzbank. Aunque esto podría ser visto como un paso necesario para apoyar al sector bancario alemán, acudir a la historia reciente nos podría hacer pensar aquello de “demasiado grande para fracasar y demasiado grande para rescatarla”, pues la economía en Europa continúa suscitando dudas y los márgenes continúan reduciéndose.

Si a esto añadimos la reducción en las previsiones de PIB para la eurozona de cara a 2019 y 2020, del 1,7% al 1,1%, y la revisión también de las perspectivas de inflación del 1,6% al 1,2%, tenemos una justificación más que sobrada para el comportamiento de los mercados.

 

Renta Variable

Las bolsas han detenido esta semana la senda alcista que venían consolidando, aunque aún es pronto para afirmar que podamos estar en un cambio de tendencia. Los índices USA han tenido una hasta cierto punto lógica toma de ganancias al toparse con resistencias importantes: los 26.200 puntos de Dow Jones30, los 2.815 puntos de S&P500, 7.200 para el Nasdaq100. En espera de la reacción a la publicación de los importantes datos de hoy, el corte a la baja de los osciladores tras zonas de sobrecompra podría suponer el inicio de una corrección mayor.

En Europa, el Dax30 alemán se ha topado con la resistencia de los 11.700 puntos. Mostramos en el siguiente gráfico, en velas semanales, cómo el nivel comentado supone una zona importante a nivel técnico, pues en repetidas ocasiones actuó como soporte durante el ejercicio pasado: ¿pullback?

 

 El Ibex35 presenta la siguiente situación, también en velas semanales: habiendo roto al alza la semana pasada la directriz bajista de medio plazo, se hace esencial la confirmación de la ruptura; en caso de pérdida del nivel de los 9.000 puntos, ésta podría invalidarse y considerarse un fallo de ruptura, con las implicaciones bajistas que esto podría acarrear.

 

El sector bancario europeo se ha visto especialmente afectado, y en el caso del selectivo español su elevada ponderación justifica la debilidad del índice.

Quería traer a colación una vez más el llamado índice del miedo, o índice de volatilidad: el VIX. Subidas del índice suelen ir asociadas con caídas en la renta variable, y esta vez no ha sido distinto: la superación de la directriz bajista mostrada en el gráfico ha sido el detonante para el recorrido alcista que ha tenido el VIX; habrá que mostrar especial atención al 61,8% por Fibonacci de recuperación del tramo previo de caída.

 

Divisas/Materias primas

El eur/usd va a cerrar la semana en negativo como reacción a la revisión de cifras macroeconómicas por parte del BCE, alcanzando el nivel más bajo desde junio de 2017. A nivel técnico, el aspecto queda bastante deteriorado y podría ir a tantear las inmediaciones del 1,11 como siguiente zona de soporte.

El yen ha actuado como activo refugio, así como los bonos: la caída en los rendimientos se ha visto trasladada en fuertes subidas en el precio.

El petróleo también se ha visto afectado: la cotización caía en torno a un 2 por ciento el viernes por el empeoramiento en el panorama económico global, y los nuevos datos de exportaciones e importaciones que conocíamos por parte de China. Hemos vuelto a ver un fenómeno repetido los últimos tiempos: los esfuerzos de la OPEP por reducir la oferta para apoyar una subida de precios se ven neutralizados por una mayor producción por parte de Estados Unidos, una vez que compensa el aumento de la misma al situarse el precio del barril por encima del punto en que los costes de extracción tienen su equilibrio.

A nivel técnico, mostramos una formación chartista que, en caso de confirmarse, podría augurar la continuidad de los descensos de los precios: se trata de una cuña ascendente, que al desarrollarse tras una tendencia previa bajista tiene un teórico desenlace en su ruptura que supondría la continuidad de la tendencia. El gráfico muestra el West Texas en velas diarias.

 

Les deseo un feliz trading.

Les dejo una vez más con una frase célebre, en este caso de un autor anónimo:

“Tener razón la mitad del tiempo es mucho mejor que tener razón a medias todo el tiempo”

 

José Luis Herrera

Analista de CMC Markets

Síguenos en twitter @CMCMarketsSpain

 

CMC Markets ofrece un servicio de sólo ejecución. El presente material (tanto si incluye opinión alguna como si no) se proporciona con fines exclusivamente informativos y no tiene en cuenta ninguna circunstancia personal u objetivo de inversión de ninguna persona en concreto. Nada de lo contenido en el presente material es o debe ser considerado como asesoramiento financiero, de inversión o cualquier otro tipo de asesoramiento.

Ninguna opinión contenida en el presente material constituye una recomendación por parte de CMC o de su autor sobre una determinada inversión, operación o estrategia de inversión y por lo tanto no ha de ser considerada como tal (ni como adecuada para una persona concreta). En consecuencia, CMC Markets no se hace responsable de ninguna pérdida, daño o perjuicio ocasionado por la utilización de la presente información.