Las lecturas de los respectivos PMIs mostraron en la jornada de ayer que la actividad económica francesa y alemana disminuyó en septiembre. Las acciones cayeron y el euro se debilitó. Sin embargo, los PMI de EE. UU. mostraron que la fabricación se aceleró durante el mismo período, estabilizando el sentimiento y elevando los índices bursátiles y los metales industriales de nuevo al cuadrado.

Los mercados europeos tuvieron un comienzo difícil de semana: el último PMI manufacturero alemán, correspondiente al mes de septiembre, caía al nivel de 41,4, mínimo de diez años y peor lectura que incluso la vista en el apogeo de la crisis de la deuda soberana europea.

Los números de servicios flash de Francia y Alemania también fueron más débiles de lo esperado, lo que genera preocupación de que, sea lo que sea que el Banco Central Europeo intente hacer para mitigar la desaceleración, probablemente no sea suficiente en ausencia de reforma de los gobiernos.

La encuesta IFO de negocios de Alemania, que vamos a conocer esta mañana, podrían reforzar esta narrativa bajista si también muestran signos de debilidad económica. Las expectativas para el clima de negocios IFO alemán son de una ligera mejoría de 94,3 a 94,5 de agosto, aunque los datos conocidos ayer restan optimismo a esta predicción.

En cuanto a política monetaria, el Banco de la Reserva de Nueva Zelanda se reunirá esta noche. Los mercados reflejan solo una probabilidad del 15% de una reducción en los tipos tras la reducción del 0,5% del mes pasado. Tanto el dólar australiano como el neozelandés están en mínimos de la década frente al dólar estadounidense. Cualquier indicio de nuevas reducciones de los tipos de interés o caídas de los precios de los productos básicos podría empujar a las monedas locales a ahondar en sus mínimos.

Gráfico: CFD sobre neozelandés/dólar en velas semanales

Fuente: plataforma Next Generation de CMC Markets

CMC Markets ofrece un servicio de sólo ejecución. El presente material (tanto si incluye opinión alguna como si no) se proporciona con fines exclusivamente informativos y no tiene en cuenta ninguna circunstancia personal u objetivo de inversión de ninguna persona en concreto. Nada de lo contenido en el presente material es o debe ser considerado como asesoramiento financiero, de inversión o cualquier otro tipo de asesoramiento. Ninguna opinión contenida en el presente material constituye una recomendación por parte de CMC o de su autor sobre una determinada inversión, operación o estrategia de inversión y por lo tanto no ha de ser considerada como tal (ni como adecuada para una persona concreta). En consecuencia, CMC Markets no se hace responsable de ninguna pérdida, daño o perjuicio ocasionado por la utilización de la presente información. Los CFD son instrumentos complejos y están asociados a un riesgo elevado de perder dinero rápidamente debido al apalancamiento. El 75% de las cuentas de inversores minoristas pierden dinero en la comercialización con CFDs con este proveedor. Debe considerar si comprende el funcionamiento de los CFDs y si puede permitirse asumir un riesgo elevado de perder su dinero.