El 75% de las cuentas de inversores minoristas pierden dinero en la comercialización con CFDs con este proveedor. Debe considerar si comprende el funcionamiento de los CFD y si puede permitirse asumir un riesgo elevado de perder su dinero.

Análisis Fundamental de empresas

La cotización de una acción tiende a representar las expectativas del mercado sobre el valor de la empresa cotizada. El precio de una acción representa el equilibrio entre las esperanzas y aspiraciones de obtener ganancias por parte de unos, y el miedo a las pérdidas por parte de otros.

En términos generales, los inversores tienden a estar dispuestos a pagar más por las acciones que consideran que generarán un flujo de ingresos estable y/o creciente, que invertir en aquellas donde los ingresos o el futuro de la empresa es más incierto.

Cómo evaluar el potencial de crecimiento de una empresa

Para los inversores, una de las claves del éxito de la operativa en acciones es ser capaz de entender qué factores influyen en las expectativas del mercado y cómo pueden cambiar en el tiempo. Ciertos factores pueden impactar tanto negativa como positivamente en el sentimiento de mercado hacia una empresa.

Previsión de crecimiento 

El principal motor de la valoración de una empresa es su capacidad de generar beneficios y, en consecuencia, dividendos. Hay varias maneras en las que una empresa puede aumentar sus ganancias en el tiempo.

1) Crecimiento del negocio
Las empresas pueden aumentar las ventas entrando en nuevos mercados, llegando a acuerdos con nuevos socios y joint ventures, obteniendo nuevos contratos o captando nuevos clientes, desarrollando y lanzando productos nuevos o mejores, mejorando el marketing y la oferta de venta, entre otros.

2) El Incremento de precios
​En periodos de bonanza económica, algunas empresas pueden permitirse elevar los precios de sus productos si aumenta la demanda. Esto es especialmente importante para los productores de recursos, en periodos de precios alcistas de las materias primas.

3) Control de costes 
Una empresa también puede mejorar su rentabilidad reduciendo los gastos, aunque las que lo hacen corren el riesgo de recortar en aspectos importantes. Para medir esto, los inversores a menudo estudian los gastos administrativos, de ventas y marketing, los intereses y depreciaciones como porcentaje de las ventas, con el propósito de determinar la eficiencia de la gestión del negocio. Analizar también los beneficios operativos como porcentaje de las ventas (margen) también ofrece una indicación de la rentabilidad de una empresa.

Riesgo de decepción 

Es importante que los inversores sepan que, si bien las empresas pueden lograr un gran éxito, también hay numerosos riesgos que podrían hacer que éstas perdieran dinero reducir sensiblemente su actividad. El miedo a obtener resultados negativos puede limitar el potencial de crecimiento de las acciones, o incluso provocar su caída.

1) Riesgos operacionales
Hay muchos problemas a los que una empresa debe enfrentarse en su día a día incluyendo averías de la maquinaria, entrada de nuevos competidores, guerras de precios, aumento de los costes, condiciones económicas adversas, pérdida de contratos o clientes entre otros.

2) Riesgo político 
​Esto varía según el país, pero se refiere a la posibilidad de que un gobierno ganara poder e implementara políticas económicas adversas, como el aumento de impuestos, nuevas normativas, nacionalización de activos y otras iniciativas.

3) Riesgo divisa o de tipo de cambio
Las empresas que operan en varios países corren el riesgo de que la apreciación o depreciación de ciertas divisas respecto de otras afecten a los ingresos de la empresa o a la estructura de costes, así como puedan aumentar o reducir el rendimiento de operaciones extranjeras en términos de divisa nacional.

4) Riesgo legal 
Esto se refiere a la posibilidad de que la empresa sea demandada. Se da especialmente en sectores en los que pueden surgir controversias respecto a patentes y propiedad intelectual que podrían conllevar importantes indemnizaciones o requerimientos judiciales contra la actividad empresarial.

5) Riesgo de insolvencia 
​En tiempos difíciles, las empresas altamente endeudadas podrían verse incapaces de cumplir con sus obligaciones de disponer de financiación suficiente para cumplir con sus requerimientos diarios. Existe una serie de ratios que un inversor puede analizar para determinar la solidez financiera de una empresa. Entre ellos figuran:

  • Deuda Financiera Neta / Patrimonio neto. Mide el nivel de apalancamiento de una empresa. (Capital aportado por los acreedores respecto al patrimonio).
  • ​Veces que el interés está contenido en el beneficio (TIE por sus siglas en inglés) = ingresos operativos / pago de intereses (esto mide la capacidad de la empresa de pagar al menos los intereses de su deuda)
  • Ratio de Liquidez = activo corrientes/pasivo corriente (mide la capacidad de la empresa de cumplir con sus obligaciones a corto plazo con los recursos actuales, es decir, mide la liquidez de la empresa). 

¿Cómo funciona el crecimiento del valor de mercado? (Ratios P/E y PEG) 

Otra pregunta que pueden formularse los inversores es cómo el mercado valora las acciones de una empresa frente a las de empresas similares. Esto se debe a que las acciones más caras tienden a conllevar expectativas más altas y mayor riesgo de decepción, mientras que las empresas con valoraciones y expectativas más bajas pueden tener el potencial de sorpresa al alza. 

La medida de valoración más común es la ratio PER (por sus siglas en inglés: “Price Earnings Ratio”, en español, ratio “precio beneficio)), que se calcula así:

PER = capitalización / beneficio neto
​o
PER = precio de la acción / BPA (beneficio por acción)
​(Esta última manera es la más común). 

​Esto indica al inversor qué prima adicional está siendo aplicada para justificar las ganancias actuales de la empresa.

​El PER indica cuántos años necesitaría la empresa para obtener el precio actual de las acciones a la tasa actual de ganancias, es decir, el período de recuperación de la inversión. Por lo tanto, una mayor ratio P/E, indica mayores expectativas de crecimiento de las ganancias. (También podría indicar que la compañía cotiza “cara”, si esas expectativas no están justificadas).
 
​​​Dado que la valoración está estrechamente ligada al crecimiento, otra medida clave que los inversores pueden tener en cuenta es la ratio PEG (precio/tasa de crecimiento actual del beneficio), que se calcula así:


PEG = ratio P/E actual / tasa actual de crecimiento del beneficio
 
​​Por lo que, una empresa con una tasa de crecimiento del 30% y PER de 30x tendría una ratio PEG de 1,0, que generalmente se considera el nivel de referencia. Una ratio PEG superior a 1,0 indica que el mercado cotiza un crecimiento aún más rápido para la empresa, lo que aumenta la posibilidad de decepción; mientras que, si la ratio PEG es inferior a 1,0, sugiere que puede haber incremento de la valoración. 

​El único problema cuando se emplea el PER para comparar las valoraciones es que el mercado tiende a dar más importancia a ciertos sectores, facilitando las comparaciones entre empresas similares, más que entre una amplia gama de acciones.

Dividendos 

Los dividendos pueden tener un gran impacto en la confianza del mercado. Mientras que el beneficio puede depender de las estimaciones contables, los dividendos representan un pago en efectivo a los accionistas. Los dividendos se han convertido en un componente importante de las expectativas de los accionistas en términos de ingresos y rentabilidad.
 
​​Dado que algunos accionistas confían en los dividendos como parte de sus ingresos, las empresas que recortan sus dividendos tienden a ver sus acciones severamente castigadas por el mercado; y las que los eliminan por completo tienden a perder los accionistas institucionales pues éstos se ven limitados por políticas que dictan que sólo pueden ser titulares de acciones que pagan dividendos. Por este motivo, las empresas tienden a elevar los dividendos solamente hasta aquellos niveles que creen que pueden mantener a largo plazo.
 
​​Esto sugiere que los cambios respecto a los dividendos pueden darnos una idea sólida de las expectativas de la empresa sobre los resultados futuros. Un aumento de los dividendos indica confianza, mientras que el recorte de dividendos por lo general indica que la empresa está teniendo grandes dificultades.

  • La rentabilidad por dividendo se calcula así: dividendo por acción / precio por acción
  • Cuanto mayor sea la rentabilidad, mayor será el retorno obtenido a través de los dividendos del capital invertido.

A veces, una elevada rentabilidad por dividendo puede indicar infravaloración, pero otras veces puede indicar preocupación respecto a que la tasa del dividendo sea recortada.
 
Para medir el grado de riesgo del nivel actual de dividendos, los inversores pueden consultar la ratio de cobertura de dividendos:

Ratio de cobertura de dividendos = beneficio por acción / dividendos por acción
 
​​Esto mide la capacidad de la empresa para obtener su dividendo actual. Cuanto mayor sea el nivel, mayor será la posibilidad de que los dividendos se mantengan en su nivel actual o se incrementen, mientras que un nivel por debajo de 1 sugiere la posibilidad de un recorte.

Otro aspecto que los traders deben tener en cuenta es que, una vez que se declara un dividendo, para recibirlo es preciso poseer las acciones antes de una fecha límite. El primer día de trading en el que un comprador no recibiría el dividendo, que se conoce como la fecha ex-dividendo, el precio tiende a ser rebajado en la apertura por el importe del dividendo. ​

Los informes de ganancias corporativas tienden a captar mucho la atención y la actividad de trading por un par de razones. En primer lugar, si bien es cierto que algunos acontecimientos pueden resultar ser una sorpresa, los informes de ganancias y las conferencias que les acompañan tienden a estar programadas y publicadas con suficiente antelación para permitir a inversores y medios de comunicación seguir los resultados. En segundo lugar, los analistas tienden a publicar estimaciones de las ganancias, por lo que el consenso de las expectativas está cotizado en acciones con cierta antelación.
 
​​Por este motivo, la inversión en torno a los informes de ganancias tiende a verse menos influenciada por las ganancias reales y más por la forma en que los informes de ganancias resultan guardar relación con las expectativas del mercado. Las estimaciones realizadas por la dirección para los trimestres futuros, que se conocen como indicaciones, también pueden incidir en gran medida en la confianza de los inversores.
 
​​Invertir en acciones antes de la publicación de un informe también puede ser importante. Un aumento de las noticias sobre ganancias puede sugerir expectativas de crecimiento y un mayor riesgo de decepción, mientras que una venta sugiere falta de confianza y la posibilidad de una sorpresa positiva.
 
​​Con tantos inversores y medios de comunicación centrados en las ganancias y las cifras indicativas, puede darse una volatilidad significativa tras la publicación de los datos; por lo que muchas empresas, sobre estadounidenses, tienden a publicar sus informes fuera del horario de apertura de los mercados. Estos informes pueden incidir también en las tendencias, por lo que pueden generar oportunidades significativas y puntos de inflexión para los inversores.

Invertir teniendo en cuenta la presentación de resultados:

Las presentaciones de resultados tienden a captar mucho la atención y la actividad de trading por un par de razones. En primer lugar, si bien es cierto que algunos acontecimientos pueden resultar ser una sorpresa, la presentación de resultados y las conferencias que les acompañan tienden a estar programadas y publicadas con suficiente antelación para permitir a inversores y medios de comunicación seguir los resultados. En segundo lugar, los analistas tienden a publicar estimaciones de las ganancias, por lo que el consenso de las expectativas está cotizado en acciones con cierta antelación.

 
​​Por este motivo, la inversión en torno a los resultados tiende a verse menos influenciada por las ganancias reales y más por la forma en que los resultados guardan relación con las expectativas del mercado. Las estimaciones realizadas por la dirección para los trimestres futuros, que se conocen como previsiones, también pueden incidir en gran medida en el sentimiento de los inversores.
 
​​Invertir en acciones antes de la publicación de un informe también puede ser importante. Un rally antes de la publicación puede indicar expectativas de crecimiento al igual que un riesgo de decepción mayor. A la inversa, ventas masivas antes del informe sugiere falta de confianza, pero también puede llevar a una sorpresa positiva.

​​Con tantos inversores y medios de comunicación centrados en las presentaciones de resultados y previsiones, puede haber volatilidad significativa tras la publicación de los datos; por lo que muchas empresas, especialmente las estadounidenses, tienden a publicar sus informes fuera del horario de mercado. Estos informes pueden incidir también en las tendencias, por lo que pueden generar oportunidades significativas y puntos de inflexión para los inversores.

Invertir en torno a las ofertas públicas de adquisición (OPA)

Las OPA pueden generar gran entusiasmo y volatilidad en el mercado, y en consecuencia, oportunidades de inversión. Son varios los factores que pueden influir en la forma en que las acciones responden a las OPA.

Empresa objetivo
​Dado que los compradores suelen pagar una prima para adquirir una empresa, las acciones de la empresa objetivo tienden a subir a raíz de las noticias. A veces empiezan a subir a raíz de rumores que surgen de antemano, pero es difícil operar en base a rumores, pues a menudo son infundados.

​​Cuánto puede subir la empresa objetivo depende de la naturaleza de la oferta y el potencial de otros interesados (ofertantes). En una OPA amistosa, la empresa objetivo generalmente opera justo por debajo del precio de oferta. En una OPA hostil o disputada (por múltiples interesados) la empresa objetivo tiende a operar por encima del precio de oferta basándose en la especulación de que una oferta más alta pueda surgir.

Empresa adquirente
​Tradicionalmente, las acciones de la empresa adquirente tienden a perder valor cuando se anuncia una OPA, creando riesgos para la propia empresa adquirente, tales como:

  • Riesgo de pago en exceso: posibilidad de que la empresa adquirente pague de más por la adquisición o que se vea arrastrada a una guerra de ofertas que podría empeorar los resultados futuros de dicha empresa adquirente.
  • Riesgo transaccional: riesgo de que la operación no llegue a buen puerto. Asimismo, el riesgo de que la operación pueda distraer a la dirección y apartarla de la gestión diaria de la actividad empresarial puede favorecer una disminución de los resultados.
  • Riesgo de integración: riesgo de que las culturas corporativas de ambas empresas no logren fusionarse sin sobresaltos o que no se alcancen las sinergias previstas. 

Si posteriormente fallara la transacción, estos efectos podrían invertirse. En conclusión, una OPA puede favorecer la subida de las acciones de otras empresas del mismo sector a consecuencia del aumento de las hipótesis de que pueden sucederse otras operaciones en el grupo. 

Expectativas de clientes en nuestra plataforma

La herramienta expectativas de clientes, que está disponible en nuestra plataforma de trading, le permite consultar el porcentaje de clientes que mantienen posiciones largas o cortas en una acción concreta, así como el valor monetario de esas posiciones expresado como un porcentaje.




TOP

Este sitio web utiliza cookies para optimizar la experiencia del usuario. Para aceptar las cookies, continúe usando nuestro sitio web como siempre. Alternativamente, puede modificar sus preferencias accediendo a nuestra Política de cookiesCerrar

Los CFD son instrumentos complejos y están asociados a un riesgo elevado de perder dinero rápidamente debido al apalancamiento. El 75% de las cuentas de inversores minoristas pierden dinero en la comercialización con CFDs con este proveedor. Debe considerar si comprende el funcionamiento de los CFDs y si puede permitirse asumir un riesgo elevado de perder su dinero.