Desde los máximos alcanzados en julio de 2008, por encima de los 1.60, el par Euro frente a Dólar ha desarrollado una pauta correctiva con movimientos de gran envergadura, que le han llevado incluso a cotizar por debajo de la cota de los 1,20 (en junio de 2010). En el gráfico mostrado a continuación podemos ver la situación del EURUSD los últimos años, en concreto desde los altos de julio de 2008. Hay una clara directriz bajista tendencial que ha frenado el precio en dos ocasiones, en mayo 2011 en los 1,495 y recientemente en diciembre 2013, en las cercanías del 1,39. Mientras no supere dicha directriz bajista, no podríamos pensar en una recuperación sostenida del par a largo plazo. En ese supuesto, los objetivos serían el 1,5 en primera instancia y los máximos históricos posteriormente. En una visión más cercana, la cotización del EURUSD ha ido dibujando directrices a medio y corto plazo con distintas pendientes. Actualmente se encuentra en un rango cada vez más estrecho. Los círculos negros mostrados en el gráfico anterior muestran los niveles de apoyo de la última directriz, iniciada en julio de 2013. No se deberían perder los 1,3550 al cierre para seguir siendo alcistas con la evolución del par. El objetivo a corto es la zona de 1,3860, que coincide actualmente con la gran bajista a largo plazo que mostrábamos en el primer gráfico, la que arranca desde máximos. Eso le atribuye aún más importancia, y es el nivel a batir para pensar en un recorrido más alcista. Si pierde los 1,3550, no obstante habría una segunda oportunidad en 1,312, que es donde debería producirse el posible apoyo en la directriz alcista marcada en color azul. La mejora en las perspectivas macroeconómicas en Europa y el posible retiro de los estímulos en Estados Unidos pueden ser alicientes para un fortalecimiento de la divisa europea frente a la americana, veremos más pronto que tarde hacia dónde apuntan los próximos movimientos... José Luis Herrera Analista de CMC Markets Síguenos en twitter @CMCMarketsSpain