El cobre, como el oro y la plata, es un material muy maleable y dúctil. En la sociedad actual, la principal aplicación práctica es para instalaciones hidráulicas, así como de calefacción y refrigeración. También se utiliza para las bobinas de los motores eléctricos, por su alta conductividad y eficiencia eléctrica. Es un metal duradero, porque se puede reciclar un número casi ilimitado de veces sin que pierda sus propiedades mecánicas. Durante los últimos años, la tendencia del cobre como commodity es claramente bajista. Uno de los factores determinantes es la desaceleración en el crecimiento económico de China, que afecta directamente a la demanda del metal, al ser el país asiático uno de los mayores consumidores del mismo. Aunque el último dato de PIB de China que hemos conocido esta semana ha estado ligeramente por encima de las previsiones más pesimistas, sigue ofreciendo una cifra por debajo del objetivo de crecimiento para el año 2015 del 7%. Pero desglosando el dato, podemos conocer que concretamente el crecimiento de la producción industrial bajó al mínimo de seis meses del 5,7%, al igual que la inversión en activos fijos que cayó al menor nivel de crecimiento desde finales del año 2000. Esto no es buena noticia para el cobre. Un dólar fuerte es algo que también perjudica al cobre, como al resto de las materias primas. Esto además supone que encarece su adquisición para aquellos tenedores de monedas distintas al billete verde. Hay dos formas de invertir con CFDs en el cobre: o bien mediante el metal directamente, o accediendo a alguna compañía cotizada relacionada con el sector. En este sentido, uno de los principales exponentes es la chilena Antofagasta, que cotiza en la Bolsa de Londres. A continuación muestro la evolución a nivel gráfico del cobre, que desde los máximos cotizados en el primer trimestre de 2011 ha retrocedido un 49%. Más en detalle, un canal bajista en velas semanales pero también un alentador doble suelo reciente en la zona 222-225 dólares, que podría suponer el suelo para un proceso de recuperación. Si se fijan en el gráfico de la compañía chilena Antofagasta, los altos coinciden en el tiempo con los máximos cotizados por el cobre aunque desde entonces hasta el nivel actual de cotización la caída ha sido superior, de en torno a un 64%. La compañía ha reducido sus actividades de exploración como parte del plan de ahorro para este año, lo que ha supuesto un varapalo añadido. Como siempre, no olviden la importancia de la diversificación tanto en lo que respecta a activos de inversión como en cuanto a áreas geográficas. Tengan un feliz trading José Luis Herrera Analista de CMC Markets Síguenos en twitter @CMCMarketsSpain CMC Markets ofrece un servicio de sólo ejecución. El presente material (tanto si incluye opinión alguna como si no) se proporciona con fines exclusivamente informativos y no tiene en cuenta ninguna circunstancia personal u objetivo de inversión de ninguna persona en concreto. Nada de lo contenido en el presente material es o debe ser considerado como asesoramiento financiero, de inversión o cualquier otro tipo de asesoramiento.Ninguna opinión contenida en el presente material constituye una recomendación por parte de CMC o de su autor sobre una determinada inversión, operación o estrategia de inversión y por lo tanto no ha de ser considerada como tal (ni como adecuada para una persona concreta). En consecuencia, CMC Markets no se hace responsable de ninguna pérdida, daño o perjuicio ocasionado por la utilización de la presente información.