Mucho se está hablando los últimos días de Rusia, en este caso no por cuestiones bélicas sino por algo cuyo impacto no es tampoco asunto baladí, permítanme la frivolidad de la comparación: la economía. Se plantea una disyuntiva para el Banco Central de Rusia: o bien subir los tipos de interés para mitigar el descalabro del rublo y la fuga de capitales y de paso controlar la galopante inflación resultante de la depreciación de la moneda, o no hacerlo para no debilitar aún más la economía, que lo que pide es precisamente lo contrario. Lo cierto es que la moneda rusa está en niveles mínimos tanto frente al euro como frente al dólar, con caídas anuales de alrededor del 20% y 30% respectivamente. Así lo atestiguan los gráficos que mostramos a continuación. En el primer caso mostramos la evolución del par euro/rublo, que podemos replicar mediante CFDs con una horquilla francamente competitiva. Desde las 48 figuras y media del pasado día 25 de septiembre la tendencia alcista ha sido imparable, hasta los niveles actuales. Habrá que estar muy atentos a lo que haga el Banco Central este viernes, y vigilar como posibles zonas de soporte en caso de recorte en primer lugar el rectángulo mostrado sobre la línea de tendencia (niveles de 53-53,2) y más abajo la zona comprendida entre los 50,5 y las 51 figuras. Si se materializa la más que posible actuación por parte del Banco Central ruso y hay subida de tipos, podríamos asistir a una revalorización del rublo y por tanto a una corrección del par. Si el mercado ya lo tiene descontado o la medida no es tan contundente como se espera, podríamos asistir a nuevas caídas de la moneda rusa, y por tanto a una continuidad de la tendencia alcista del par euro/rublo. En este segundo gráfico tenemos la situación del dólar frente al rublo, también disponible en la plataforma Next Generation. La evolución del par ha sido muy similar a la del anterior cruce. En este caso, los niveles a vigilar si apostamos por una corrección técnica serían las 41,5-42 figuras que supondrían un apoyo en la alcista de corto plazo, y posteriormente el nivel de 38,5-39. En ambos gráficos hemos utilizado velas diarias para el estudio, y en ambos hemos incluido un RSI que muestra signos de sobreventa (que sería bueno confirmar con divergencias bajistas que todavía no se han producido, advierto). Finalmente el Banco Central de Rusia decidió subir los tipos el pasado viernes al 9,5%, incluso por encima de lo que pronosticaban los analistas, que auguraban una subida de 50 puntos básicos hasta el 8,5%. La reacción inicial fue de revalorización del rublo tanto frente al euro como frente al dólar, alcanzando rápidamente los niveles que teníamos marcados como posible objetivo de la estrategia. En el primer caso, el par euro/rublo llegó a perforar la primera zona de soportes marcada en el análisis inicial, con un mínimo de 51,95 figuras. Frente al dólar, el mínimo tras la reacción del mercado fue de 41,2 figuras, también ligeramente por debajo del primer nivel de soporte mencionado antes de la subida de tipos. No obstante, verán que la reacción posterior a la decisión del Banco Central ha sido de vuelta a niveles previos, continuando con la debilidad de la moneda rusa. José Luis Herrera Analista de CMC Markets Síguenos en twitter @CMCMarketsSpain