El 79% de las cuentas de inversores minoristas pierden dinero en la comercialización con CFDs con este proveedor. Debe considerar si comprende el funcionamiento de los CFD y si puede permitirse asumir un riesgo elevado de perder su dinero.

News

Riesgo de trading: burbujas, fiebres, rachas y trading emocional

CMC Markets

 

Cuando los traders novatos  comienzan a operar en los mercados financieros, en ocasiones lo hacen con la idea de ganar mucho dinero en un plazo muy corto. La comprensible tentación de ganar «dinero fácil» puede imponerse rápidamente a los procesos de reflexión normales, ya que las emociones desplazan a la lógica y dominan nuestro comportamiento. 

El resultado rara vez es positivo y puede dar lugar al tipo de burbujas que llevan produciéndose en los mercados desde la década de 1630, con la «tulipomanía» en los Países Bajos. En aquella época, un tulipán llegó a venderse por un precio más de tres veces superior al salario medio anual del momento. 
Datos obtenidos de múltiples fuentes en Internet

Aprender de la Historia

Muchos de nosotros recordamos la burbuja de las empresas puntocom: el mercado tecnológico estadounidense se disparó, pero luego sufrió una corriente de ventas igual de virulenta, que dejó arrepentidos y sin dinero a miles de autoproclamados «expertos inversores» que poco antes estaban celebrando increíbles beneficios sobre el papel.
 
La última fiebre del mercado ha sido la generada por el Bitcoin y otras criptomonedas. Cada vez más personas se lanzaron a comprarlos en un auge sin precedentes de la que muchos consideraban la nueva moneda del futuro. Los que tenían dinero invertido en criptomonedas adquirieron la condición de expertos mientras duraron las subidas de precios. Y no dejaron de relatar su buena suerte, lo que hizo que otros inversores, con frecuencia menos experimentados, se subieran a este tren que, como otros muchos antes, «no podía dejarse pasar». Para el final de 2017, la burbuja ya había explotado y el valor del Bitcoin se había desplomado casi un 70%. A día de hoy, las criptomonedas no han logrado recuperar sus anteriores valoraciones.
 
La diferencia entre la tulipomanía y la locura por el Bitcoin es que esta última tuvo lugar en una época en la que las personas estaban más conectadas que nunca por las redes sociales y otros medios, lo que permitió que el mensaje llegara a las masas mucho más rápidamente. Lo mismo ocurrió con el posterior escepticismo sobre su recorrido alcista, como se puede comprobar en el gráfico siguiente. 



Cuando analizamos estos importantes eventos del mercado, observamos el riesgo que entraña permitir que las emociones dominen las decisiones de inversión y de trading.
 
Pero estos grandes eventos no son los únicos que animan a la gente a tomar decisiones de inversión poco inteligentes. Como trader, es fácil sentirse atraído por oportunidades supuestamente «interesantes» y que aparentemente podrían generar una rentabilidad considerable. Un ejemplo típico es el de las ofertas públicas de venta (OPV) en sectores «calientes».
 
Cuando una empresa de propiedad privada sale a bolsa y empieza a cotizar, no es posible predecir con precisión cómo recibirá el mercado  la nueva acción. Una OPV puede ofrecer beneficios a inversores y traders, pero también puede ser extremadamente arriesgada.  
 
Normalmente, el público participa más activamente en una OPV cuando la que sale a bolsa es una empresa conocida. Un ejemplo clásico es el de Facebook, que comenzó a cotizar en 2012. Dado que millones de personas utilizan Facebook, el interés público por el título y su asimilación fueron elevados, como se constata en el gráfico siguiente. 

Existen algunas  medidas de protección para los inversores en OPV: en la mayoría de los países, se ha regulado quién puede operar o invertir en las empresas que van a salir a bolsa, dada su potencial volatilidad. Los inversores suelen tener que acreditar que tienen cierto grado de sofisticación, así como un patrimonio neto, solvencia y un grado de experiencia de trading estipulados. 

Cuidado con los sectores «calientes»

​Otro ejemplo de un ámbito en el que los traders o los inversores pueden correr riesgos es la inversión en economías emergentes, como los países BRICS: Brasil, Rusia, India, China y Sudáfrica. La razón es que estas econom&iacute as son mucho más volátiles que las economías consolidadas, como consecuencia de su inestabilidad política, la volatilidad de sus monedas y su dependencia comercial de factores externos. Las nuevas economías ofrecen un potencial de incremento de  beneficios, pero es preciso tener también en cuenta los riesgos bajistas.
 
La cuestión para los traders es si conviene o no hacer sitio en su cartera a estas nuevas economías, las OPV e inversiones en rápido ascenso cuya burbuja puede estallar.
 
¿O deberían limitarse a utilizar enfoques de probada eficacia? Como en otros muchos ámbitos, no hay una única respuesta válida. Depende mucho del perfil personal de riesgo del trader.
 
Pero conviene tener en cuenta que, si las masas ya se han optado por  una inversión, puede ser un error seguir sus pasos. Con el Bitcoin, algunas personas ganaron una cantidad considerable de dinero en un espacio de tiempo muy breve. Sin embargo, al llegar la gran corrección, muchos inversores sufrieron considerables pérdidas. Pero los traders técnicos con experiencia lograron obtener una rentabilidad constante durante las rachas alcistas y bajistas que el Bitcoin ha experimentado.
 
De ahí que recomendemos la prudencia ante el alboroto mediático y el entusiasmo en las redes sociales sobre el «próximo activo estrella». Como suele decirse, si parece demasiado bueno para ser verdad, probablemente no lo sea. Pero si usted tiene el perfil de riesgo, el atrevimiento y la habilidad para operar en un mercado que evoluciona a gran velocidad, no hay duda de que puede obtener un beneficio.  

Aviso legal

CMC Markets es proveedor únicamente de servicios de ejecución. La información facilitada (independientemente de si declara alguna opinión) ha sido elaborada a efectos meramente informativos y no tiene en cuenta sus circunstancias u objetivos personales. Esta comunicación no constituye (ni debe interpretarse como que constituya) un asesoramiento en materia financiera, de inversión o de otra índole en el que fundamentar sus decisiones. Las opiniones versadas en esta comunicación no constituyen una recomendación por parte de CMC Markets o del autor de que una determinada inversión, valor, operación o estrategia de inversión sea adecuada para una persona concreta.

CMC Markets no respalda ni opina sobre las estrategias de trading empleadas por el autor. Las estrategias de trading empleadas no garantizan la obtención de beneficios y CMC Markets no se responsabiliza de las pérdidas sufridas, ya sea directa o indirectamente, derivadas de inversiones realizadas fundamentándose en la información contenida en el presente documento.

 


CMC Markets ofrece un servicio de sólo ejecución. El presente material (tanto si incluye opinión alguna como si no) se proporciona con fines exclusivamente informativos y no tiene en cuenta ninguna circunstancia personal u objetivo de inversión de ninguna persona en concreto. Nada de lo contenido en el presente material es o debe ser considerado como asesoramiento financiero, de inversión o cualquier otro tipo de asesoramiento. Ninguna opinión contenida en el presente material constituye una recomendación por parte de CMC o de su autor sobre una determinada inversión, operación o estrategia de inversión y por lo tanto no ha de ser considerada como tal (ni como adecuada para una persona concreta). En consecuencia, CMC Markets no se hace responsable de ninguna pérdida, daño o perjuicio ocasionado por la utilización de la presente información.

Los CFD son instrumentos complejos y están asociados a un riesgo elevado de perder dinero rápidamente debido al apalancamiento. El 79% de las cuentas de inversores minoristas pierden dinero en la comercialización con CFDs con este proveedor. Debe considerar si comprende el funcionamiento de los CFDs y si puede permitirse asumir un riesgo elevado de perder su dinero.