Hola de nuevo, Estamos en época de resultados, y concretamente del sector bancario. Tenía yo curiosidad por destripar estos balances que nos van llegando, que plasman (o deberían) el QE, así como las cotizaciones bursátiles hacen lo propio con el tema griego. Lo primero está dejando su huella. La compra masiva de deuda a los bancos por parte del BCE rebaja la rentabilidad de la renta fija hasta niveles negativos en algunos casos… (En otro post hablaremos sobre la burbuja que se está creando en este mercado); como decía: disminuyen los costes de financiación, por lo que los bancos deben acudir a otro tipo de activos (créditos) para incrementar su rentabilidad. Así, en un "mundo ideal", el crédito se reactiva a las Pymes y economías domésticas, impulsando como consecuencia la inversión, la producción, el consumo (por tanto los precios) y por último la creación de empleo…todo esto es muy bonito, pero no condición suficiente; aunque sí necesaria, ojo. Los bancos reciben liquidez…que debe estar destinada a la concesión de crédito; pero si se guarda en un cajón no habrá servido de nada. Al margen de esto tenemos a Grecia empañando la confianza que el propio QE aporta, que es, desde mi punto de vista, la gran cualidad intangible del programa: la recuperación de la esperanza por parte del mercado. Si Grecia no se resuelve (y para que se resuelva debe llegar a un acuerdo implementado las dichosas reformas (vía impuestos, sueldos públicos etc) el panorama cambiaría mucho para la renta variable europea, pero especialmente para la banca. No solo por una cuestión de confianza (que también) sino porque los bancos europeos (y entre ellos los españoles) son acreedores de Grecia. Olvidemos Grecia un ratito. De momento los resultados de los bancos españoles (cinco por el momento, incluyendo los de Santander de hoy) arrojan desde mi punto de vista luz al túnel del pasado. (Con algunos matices pero en general son positivos). Todos han incrementado el margen por interés, es decir: la diferencia entre remuneraciones de pasivo (como depósitos) y beneficios por activo (como créditos), lo que representa el negocio bancario tradicional. Es a esto a lo que hay que volver. (La excepción Bankia, por la transferencia de activos al SAREB. Si se excluye esto el margen de interés también hubiese crecido). También se aprecia un incremento del crédito en el sector, aunque tal vez no suficiente aún como para impulsar (definitivamente) la economía. En cualqueir caso se van incrementando. En el caso de Caixabank gracias a Barclays, pero a fin de cuentas las partes forman el todo...Estos créditos deben ir destinados especialmente a las empresas y también a las economías domésticas; claro que pensemos una cosa: ¿para qué quieren una familia más crédito si no tiene ingresos (empleo) para devolverlo…? Es decir: para que la demanda de crédito crezca, el empleo debe hacerlo también. Así que no sólo es cuestión de oferta... Comentar que por el momento la banca española está por debajo de la media europea en cuanto al CET 1 de Basilea III (que ahora está tan de moda, dicho sea de paso), pero no es preocupante, ya que realmente los niveles de liquidez son altos y hay tiempo para cumplir la exigencia (2019). El hecho de utilizar la medida Fully Loaded se antoja quizá un poco exigente por parte del mercado... La banca española aprobó los test de estrés en su momento y con esto me quedo. Es por ello que no preocupa (por el momento) el 9,7% de Santander. Más bien me quedo con la Ratio de Eficiencia del banco cántabro, de un 47%. También hemos mejorado en términos de morosidad, lo que hace que sea necesario dotar menos provisiones por saldos dudosos, es decir, se reduce el gasto. Con todo, creo que la percepción general, por el momento, es de potencial en el largo plazo. Si Grecia no estuviese cerca de la línea de impago creo que podríamos decir que la banca europea (al menos la española) está haciendo bien los deberes. En el caso de Santander, desde un punto de vista técnico despega impulsado por estos resultados, camino de los 7,18 Euros: resistencia que además representa el máximo del 2015. Hace unas semanas rompió el canal bajista iniciado en 2014. Si añadimos además que su PER 2015 se sitúa en 12,50 veces...nada más que decir si se compara con el resto de los competidores. (Ver cuadro) Sara Carbonell Relationship Manager El contenido de este post es sólo informativo, no pretende influir en las decisiones de inversión de los lectores ni constituye asesoramiento financiero.