Buenos días, Comenzamos la jornada sin datos macro importantes para el día, a la espera del IPC de UK mañana, que podrá ser buen indicador del riesgo de deflación en Europa,a la espera de la toma de decisiones de Draghi en Junio. Mientras, en España hemos asistido en los últimos días a la presentación de resultados ACS y OHL (entre otras), compañías constructoras, cíclicas, por lo que la esperada recuperación europea beneficiara al sector en el 2015. La situación de ambas es bien distinta tanto desde un punto de vista fundamental como técnico. Los resultados de ACS dejan un EBITDA inferior al del periodo anterior, pero un beneficio un 20% superior. Estos beneficios han estado marcados por la venta de activos y no podemos obviar que las ventas han descendido por lo que esperamos que para el 2014 la compañía realice nuevas inversiones. Recordemos que el 80% de su negocio se factura fuera de España, y es positivo que el 18% que tiene concentrado en nuestro país comienza a experimentar un ascenso en las ventas. En la actualidad está pujando por un proyecto en Colombia que implicaría buenas expectativas futuras. El punto negativo viene derivado de su situación en Seattle (USA), donde tendrá que hacer frente (con una alta probabilidad) al pago del arreglo de una tuneladora que se ha estropeado y es pieza clave para finalizar el proyecto. Si finalmente la compañía se hace cargo de esto y no llega a tiempo a finalizar el proyecto podría enfrentarse a multas de 50.000 dólares por cada día de retraso respecto a la fecha prevista (final de 2015). Desde un punto de vista técnico la compañía tiene un soporte en el corto plazo en los 29,55 y la directriz alcista continua su recorrido. La resistencia (objetivo) se sitúa en los 31,8/32.
Respecto a OHL los resultados no han gustado al mercado, por lo que la compañía está siendopenalizada fuertemente desde que se publicasen. La situación de OHL desde un punto de vista fundamental es la contraria a la de ACS: su EBITDA (resultado bruto de explotación) se ha incrementado gracias a sus negocios en LATAM (especialmente México; (el resultado neto (EBIT) descendió en un 1,7%). Su beneficio descendió más de lo esperado por el mercado (también hay que tener en cuenta que el beneficio del mismo periodo del año pasado se vio mejorado al incluir la participación en Abertis). La asignatura pendiente es su ratio de DEUDA/EBIDA, de 4,7 veces, cuando debería ser de 3. La compañía se ha comprometido a alcanzar dicho nivel a finales de año. Desde un punto de vista técnico, ha saltado el stop de corto plazo, fijado en 32,9. La compañía parecía haber encontrado apoyo en la directriz alcista a largo plazo, que hoy está rompiendo, alcanzando niveles de 30,9. Si la compañía volviese a niveles de 29,5 podríamos ver un giro en la corrección, y confirmar que estas últimas sesiones han sido precisamente eso: una corrección. Mientras, cautela por mi parte, esperando a ver mejoría en su DEUDA de aqui a finales de año así como continuidad en el incremento en las ventas tanto en LATAM como en ORIENTE.