El BCE redujo ayer las tasas de depósito en 10 puntos básicos hasta el -0,5% y reveló una nueva ronda de flexibilización cuantitativa (QE). El paquete de estímulo será de 20.000 millones de euros al mes y comenzará en el próximo mes de noviembre. El presidente Mario Draghi reiteró que la política monetaria está alcanzando sus límites útiles, y pidió a los gobiernos que brinden apoyo fiscal a la política monetaria. El euro se debilitó inicialmente, pero no sólo revirtió la caída inicial, sino que consiguió superar los niveles previos. Los bonos alemanes, franceses y británicos sufrieron caídas a pesar de los movimientos del BCE, también en un movimiento de ida y vuelta en la sesión.

El relajamiento de la política monetaria fue combinado con una disminución de la previsión de crecimiento, así como la perspectiva del IPC. Se espera un crecimiento en la región de un 1,1% en 2019 y un 1,2% en 2020, siendo el pronóstico anterior del 1,2% y 1,4% respectivamente. Las previsiones del IPC para 2019, 2020 y 2021 son ahora del 1,2%, 1% y 1,5%, mientras que las anteriores eran del 1,3%, 1,4% y 1,6%, respectivamente.

Mario Draghi, jefe del BCE, dijo que el estímulo fiscal también es necesario. Hizo un llamamiento a la asistencia fiscal, ya que la política monetaria no es suficiente por sí misma, y un esquema de compra de bonos del gobierno no puede durar para siempre. Muchos bancos de la eurozona son frágiles, y es probable que los márgenes crediticios se reduzcan aún más a la luz del esquema QE.

El estímulo adicional del Banco Central Europeo y los informes de un acuerdo comercial interino impulsaron los apetitos de riesgo: el índice S&P 500 cerró a un 1% de su máximo histórico. Los mercados energéticos contrarrestaron la tendencia después de conocerse que la AIE advirtió sobre un excedente de suministro el próximo año. La Agencia Internacional de Energía dijo que el mundo pronto "... verá un aumento de la producción de petróleo fuera de la OPEP con el saldo implícito del mercado volviendo a un superávit significativo" en 2020.

Gráfico: CFD sobre el euro/dólar en velas diarias

Fuente: plataforma Next Generation de CMC Markets

 

CMC Markets ofrece un servicio de sólo ejecución. El presente material (tanto si incluye opinión alguna como si no) se proporciona con fines exclusivamente informativos y no tiene en cuenta ninguna circunstancia personal u objetivo de inversión de ninguna persona en concreto. Nada de lo contenido en el presente material es o debe ser considerado como asesoramiento financiero, de inversión o cualquier otro tipo de asesoramiento. Ninguna opinión contenida en el presente material constituye una recomendación por parte de CMC o de su autor sobre una determinada inversión, operación o estrategia de inversión y por lo tanto no ha de ser considerada como tal (ni como adecuada para una persona concreta). En consecuencia, CMC Markets no se hace responsable de ninguna pérdida, daño o perjuicio ocasionado por la utilización de la presente información. Los CFD son instrumentos complejos y están asociados a un riesgo elevado de perder dinero rápidamente debido al apalancamiento. El 75% de las cuentas de inversores minoristas pierden dinero en la comercialización con CFDs con este proveedor. Debe considerar si comprende el funcionamiento de los CFDs y si puede permitirse asumir un riesgo elevado de perder su dinero.