Saltan las alarmas ante la caída del precio del petróleo. Se habla de ralentización de China, de situación “sin precedentes”, de bajo nivel de consumo…el mercado preocupado y por si acaso, los hedge funds y los especuladores toman posiciones cortas, presionando a la baja los precios. ¿Y cuál es la realidad de todo lo que se está diciendo? Y sobre todo: ¿cuáles son las consecuencias? Como siempre digo, en Economía no todo es blanco o negro. Creo (y es mi humilde opinión) que mucho tiene que ver Arabia Saudí (con el mejor papel dentro del culebrón) en toda la situación, además de la situación global, por supuesto. Empecemos primero por las causas de la caída: efectivamente la Ley de la Oferta y la Demanda que estudiábamos en primero de carrera dice que ante mismo nivel de oferta y disminución de la demanda el precio cae. La OPEP todavía no ha querido disminuir su nivel de producción (ojo, sí quiere Venezuela, es más bien Arabia Saudí quien se resiste) y no parece que vaya a hacerlo en la próxima reunión del día 27 de Noviembre. Libia e Irak también han aumentado su producción así como EEUU (precisamente la semana pasada conocíamos el dato de Reservas de petróleo de USA, mayor de lo esperado). Respecto a la demanda global, lógico que disminuya ante una “ralentización” del crecimiento en China (ojo, ya querríamos muchos sus niveles de bajo crecimiento, ver: http://www.cmcmarkets.es/es/blog/2014/10/20/%C2%BFqu%C3%A9-pasa-con-china) y la situación de la zona Euro. Aunque para Europa casi mejor que baje el precio para contrarrestar la fortaleza del dólar, que no olvidemos que el crudo cotiza en dólares. No es el caso de Rusia que depende mucho de las exportaciones de esta materia prima. Ahora bien, dentro de todo este marco Arabia Saudí es quien está en posición de manejar los hilos: puede permitirse bajar los precios, tal y como anunció ayer haciendo saltar las alarmas. ¿Y con qué intención hace esto? ¿Qué gana con vender a menor precio? Es decir: ¿Qué consecuencias se derivan de este gran descenso? Pues a pesar de “ganar menos” (minimizar el margen) se ganara un hueco de mercado. Así de simple. La otra consecuencia (y quizá mas importante) desbancar al mercado del “fracking”, es decir: el llamado “petróleo barato”, que comenzó a proliferar en USA a partir del año 2008. Para que la producción de esquisto compense en muchos casos el precio del barril debe estar por encima de 80/100 dólares. Por lo que a precios actuales muchos yacimientos deberían cerrar. Con todo, la OPEP se reúne el 27 de Noviembre sin mucha intención de bajar la producción. Mientras, países como China o Japón se benefician de la bajada de precios. No hay mal que por bien no venga. Para nosotros, traders “a la última” de lo que pasa en el mercado, ha sido (y quizá puede seguir siendo) una oportunidad para ponerse corto a través de CFDs (rentabilidad del 30% desde Julio: oportunidades de inversión siempre hay). Este post no constituye asesoramiento ni pretende influir en las decisiones de inversion de los lectores. Sara Carbonell Suárez-Ibaseta Relatioship Manager