Estamos asistiendo los últimos tiempos a una caída generalizada de los precios del petróleo justificada por la ralentización que está teniendo la economía mundial, lo cual disminuye la demanda de esta materia prima. En espera de la próxima reunión de la OPEP el día 27 de noviembre, en la que podría decidirse una reducción de las cuotas de producción que sirviera de aliciente para una subida de precios, el petróleo está experimentado una caída que le ha llevado por el momento a niveles de verano de 2012. A continuación les mostramos el gráfico a largo plazo del West Texas, el petróleo de referencia en Estados Unidos. Lo que podemos ver a priori es el gran canal lateral (es un gráfico en velas semanales) en el que está cotizando desde principìos del año 2011. Los niveles a vigilar son en la parte baja los 75$, y en la parte superior los 111,5$. Hay una banda de soporte en el corto plazo cuya perforación podría precipitar al petróleo hacia el nivel inferior indicado: se trata de los 83,5-85 dólares. Atentos a esta zona, pues podría desencadenar mayores caídas. El aspecto del RSI apoya la posibilidad de que aún no hayamos visto el final de las caídas. En este otro gráfico a un plazo más corto, con velas diarias, vemos que se está formando una figura cuya ruptura tiene implicaciones de continuidad de la tendencia previa, que no es otra que bajista. Así, si se perfora el nivel marcado por la línea azul inferior, podríamos ver un nuevo tramo bajista que coincidiría en su proyección con la zona comentada en párrafos anteriores. Días después, el petróleo sigue cayendo y aproximándose a la banda inferior del canal mostrado, zona reflejada en el siguiente gráfico con el rectángulo negro. Hoy ha cotizado en niveles de 76$, por lo que se podrían ir cerrando posiciones paulatinamente. No perdamos de vista la sobreventa extrema que comienza a mostrar el RSI. José Luis Herrera Analista de CMC Markets Síguenos en twitter @CMCMarketsSpain