Los bancos centrales vuelven a ser protagonistas.  En la reunión más reciente, los funcionarios del Banco Central Europeo expresaban su preocupación por la capacidad para elevar una inflación históricamente baja. En consecuencia, los operadores de bonos acudían a las ventas. Las minutas de la reunión de ayer confirmaban este aspecto, y el foco está puesto en la próxima reunión por parte del Banco, la última del mandato de Dragui, al respecto de qué medidas se tomarán para apuntalar una economía en riesgo de recesión y unos mercados ávidos de nuevos estímulos. En relación a Estados unidos, la expectación está en la intervención de esta tarde del presidente de la Reserva Federal de EE. UU., Jerome Powell, en el Simposio Jackson Hole. la intervención probablemente ofrecerá una idea de lo que la Fed podría hacer en septiembre. Hay que tener en cuenta que, desde la reunión del pasado mes de julio, la situación comercial entre EE. UU. Y China se ha intensificado, así como los disturbios en Hong Kong, lo que podría condicionar a Powell.

Los mercados de divisas se han estabilizado las últimas jornadas, pero los bonos están bajo presión en todo el mundo. La reacción del mercado de materias primas al conocerse en las últimas minutas que tres miembros del FOMC rechazaron las expectativas de reducción de tasas provocó subidas en el petróleo y bajadas en el oro, activo refugio que cotiza como ninguno las incertidumbres.

Los movimientos del mercado desafiaron las publicaciones de datos. Los indicadores de actividad en Francia, Alemania y Europa sorprendieron a los inversores con lecturas mejores de lo esperado, mientras que los PMI de EE. UU. fueron más suaves de lo previsto, lo que indica una modesta contracción en la fabricación. Las acciones tecnológicas cayeron, pero el Dow Jones 30 y el S&P500 terminaron sin cambios.

En Europa, estamos asistiendo las últimas jornadas a una recuperación de la libra. Los comentarios de Angela Merkel en relación con el Brexit ayudaban a la recuperación de la moneda británica, lo que traía como consecuencia una bajada en el FTSE 100 por la relación inversa tradicional entre la libra esterlina y el índice de referencia de acciones.

Gráfico: libra/dólar en velas semanales

Fuente: plataforma Next Generation de CMC Markets

 

CMC Markets ofrece un servicio de sólo ejecución. El presente material (tanto si incluye opinión alguna como si no) se proporciona con fines exclusivamente informativos y no tiene en cuenta ninguna circunstancia personal u objetivo de inversión de ninguna persona en concreto. Nada de lo contenido en el presente material es o debe ser considerado como asesoramiento financiero, de inversión o cualquier otro tipo de asesoramiento. Ninguna opinión contenida en el presente material constituye una recomendación por parte de CMC o de su autor sobre una determinada inversión, operación o estrategia de inversión y por lo tanto no ha de ser considerada como tal (ni como adecuada para una persona concreta). En consecuencia, CMC Markets no se hace responsable de ninguna pérdida, daño o perjuicio ocasionado por la utilización de la presente información. Los CFD son instrumentos complejos y están asociados a un riesgo elevado de perder dinero rápidamente debido al apalancamiento. El 75% de las cuentas de inversores minoristas pierden dinero en la comercialización con CFDs con este proveedor. Debe considerar si comprende el funcionamiento de los CFDs y si puede permitirse asumir un riesgo elevado de perder su dinero.