Hola a todos, Los mercados son sensibles a la noticia y por supuesto las noticias afectan a las empresas. La mejor prueba la tenemos ayer, con la reacción de los inversores ante la “crisis del Ebola”. Y no es para menos: las posiciones se deshacían en valores relacionados especialmente con el turismo o los transportes. Es evidente que ante una epidemia de dicha enfermedad los turistas extranjeros no querrán venir a España, por lo que la ocupación hotelera y las ventas de las aerolíneas descenderían. Ahora bien, empresas del sector comunicaban ayer que “no se había notado” el efecto en las ventas. El día había transcurrido “normal”. ¿Se “precipita” a veces el mercado? Desde luego se mueve por Expectativas, como bien decía Keynes. Esperemos que no haya más contagios, y por supuesto, que no se convierta en “epidemia”. En cualquier caso, el día de ayer era seguro demasiado pronto para augurar el futuro… Aun así, las posiciones mayoritarias: vendedoras. ¿Vale menos la acción de International Air ayer que antes de ayer, por la enfermera contagiada…? Representa este descenso el valor “real” de la los libros?...Cabe aquí el debate de cuánto representa la cotización de una compañía al valor contable de la misma en determinados momentos. En cualquier caso, una de las ventajas de los CFDs es precisamente su flexibilidad. Podemos tomar posiciones cortas o largas y podemos acceder a casi todos los activos. ¿Tal vez la “crisis del Ebola” brinda una oportunidad de comprar ciertos valores “más baratos”? ¿Es justa la infra ponderación de los mismos? Fijaos en el gráfico de International Consolidated Air y de Amadeus. Nos enseñan cómo los factores externos dibujan los gráficos, motivo por el cual siempre se dice que el análisis técnico contiene la información fundamental. En el caso de la primera se ha roto el soporte de los 4,542 y en Amadeus se ha perdido el apoyo en la base del canal alcista. Espero de todo corazón que no haya más contagios y que la crisis se resuelva pronto. Si esto ocurre podrían rebotar estos valores. Este post no pretende ofrecer asesoramiento financiero ni influir en las decisiones de inversion de los lectores. Sara Carbonell Suárez-Ibaseta