Hola a todos, Comienza la temporada de resultados, lo que podrá significar un respiro (o no) para los mercados, si es que vemos reflejo de buen año en algunos sectores. (Claro está que esto no será en el sector energético). La banca americana tenía todas las papeletas para beneficiarse de una subida de tipos, por lo que se perfilaba como favorita en el 2016. El 2015 ha sido su despegue, a juzgar por los resultados que hemos ido conociendo en los últimos días. Queda patente que la fortaleza de la economía americana, que se refleja en una tasa de paro que no llega al 6%, ha dado sus frutos en el incremento del consumo y del crédito. Y de ello se beneficia la banca. Ojo, que hay dos caras de la moneda. Bank of America cotiza hoy sus cuentas con pérdidas, a pesar de ser positivas, las mejores en los últimos años. Pero tienen un escollo: un 2% de su crédito está vinculado al sector energético. Los grandes bancos han financiado los millonarios proyectos de unas compañías petroleras que no pasan por su mejor momento. De los bajos precios del crudo no se libra nadie. El despegue ha ocurrido, pero las turbulencias harán mella. Wells Fargo reconocía la semana pasada que participa en préstamos a compañías petroleras y gasistas por valor de 17.000 millones de dólares. Todos ellos, sin excepción, están dotando provisiones para afrontar pérdidas derivadas de las quiebras de estas compañías. Entre los retos, adaptarse al nuevo negocio, que ya no es como era antes. La banca tecnológica (JP Morgan por ejemplo está invirtiendo cerca de un 4% de sus ingresos en esto), se perfila como el gran objetivo a conseguir en el futuro, mientras la tradicional banca de inversión se enfrenta a una regulación post-crisis que no facilita como antes la obtención de rentabilidad. En el largo plazo uno de los que presenta mejor aspecto es JP Morgan, que ha sabido disminuir sus costes para adaptarse a dicho descenso de la rentabilidad de la banca de inversión. Buen trading, Sara Carbonell Relationship ManagerCMC Markets ofrece un servicio de sólo ejecución. El presente material (tanto si incluye opinión alguna como si no) se proporciona con fines exclusivamente informativos y no tiene en cuenta ninguna circunstancia personal u objetivo de inversión de ninguna persona en concreto. Nada de lo contenido en el presente material es o debe ser considerado como asesoramiento financiero, de inversión o cualquier otro tipo de asesoramiento.Ninguna opinión contenida en el presente material constituye una recomendación por parte de CMC o de su autor sobre una determinada inversión, operación o estrategia de inversión y por lo tanto no ha de ser considerada como tal (ni como adecuada para una persona concreta). En consecuencia, CMC Markets no se hace responsable de ninguna pérdida, daño o perjuicio ocasionado por la utilización de la presente información.