By: Colin Cieszynski (Chief Market Strategist) Durante más de un año, el IBEX ha sido objeto de distribución; en tendencia a la baja en un canal de máximos y mínimos decrecientes. La operativa del verano sin embargo sugiere que el índice puede estar empezando a dar la vuelta. El IBEX tocó fondo a finales de junio, cuando el voto Brexit sacudió a los mercados en toda Europa. En ese momento, un nuevo mínimo en el índice no fue confirmado por el indicador RSI, una divergencia positiva que indicó que la presión a la baja estaba empezando a debilitarse. Siguiendo un rebote inicial hacia los 8.000, el Ibex se ha estabilizado alrededor de los 8,450 habiendo completado un 23 % de retroceso por Fibonacci de su tendencia a la baja anterior. El índice ahora parece estar preparándose para salir de la tendencia bajista. Un movimiento de retroceso hacia los 8.750 protagonizado por el índice o por el indicador RSI por encima de los 50 puntos señalaría el inicio de una nueva tendencia de recuperación. La siguiente resistencia en potencia puede aparecer cerca de los 9.000 o 9.115, un 38 % de retroceso de la tendencia bajista anterior.