Las principales características de las cuñas son:

  • Las líneas entre las que se mueve la cotización apuntan a la misma dirección.

  • Suele agotarse el recorrido de la cotización prácticamente hasta el final de la formación.

En el caso de una cuña ascendente, la cotización acaba generalmente rompiendo a la baja continuando así la tendencia que había previa a su formación.

En el caso de una cuña ascendente, la cotización acaba generalmente rompiendo al alza continuando así la tendencia que había previa a su formación.

Vamos a mostrar dos casos actuales en los que se está formando una cuña, cuyo desenlace está todavía por confirmarse: el índice Dax30 alemán y el Petróleo West Texas. En ambos ejemplos, tras un período de caídas previo, hay una tendencia intermedia que se inicia con la recuperación desde mínimos de finales del pasado mes de diciembre, se trata por tanto de una tendencia alcista dentro de la tendencia bajista más amplia.

La previsión en ambos casos es de ruptura bajista, ya que se trata de cuñas con formación ascendente tras una tendencia bajista previa. En todo caso, no hay que precipitarse y es menester esperar a la confirmación de la ruptura para operar este tipo de figura en su punto de ruptura, que debería ser en la lí nea inferior de soporte para dar inicio al nuevo tramo mencionado.

 

Gráfico: Dax30 en velas diarias

Fuente: plataforma Next Generation de CMC Markets

Gráfico: Petróleo West Texas en velas diarias

Fuente: plataforma Next Generation de CMC Markets

 

Si además de producirse la ruptura en la parte inferior de la cuña queremos encontrar alguna otra variable que nos permita confirmar el movimiento, deberíamos buscar algún oscilador (RSI, Estocástico) que apoye nuestra entrada, preferiblemente con un cruce bajista saliendo de zona de sobreventa.

 

 

José Luis Herrera

Analista de CMC Markets

Síguenos en twitter @CMCMarketsSpain

 

CMC Markets ofrece un servicio de sólo ejecución. El presente material (tanto si incluye opinión alguna como si no) se proporciona con fines exclusivamente informativos y no tiene en cuenta ninguna circunstancia personal u objetivo de inversión de ninguna persona en concreto. Nada de lo contenido en el presente material es o debe ser considerado como asesoramiento financiero, de inversión o cualquier otro tipo de asesoramiento.

Ninguna opinión contenida en el presente material constituye una recomendación por parte de CMC o de su autor sobre una determinada inversión, operación o estrategia de inversión y por lo tanto no ha de ser considerada como tal (ni como adecuada para una persona concreta). En consecuencia, CMC Markets no se hace responsable de ninguna pérdida daño o perjuicio ocasionado por la utilización de la presente información.