Se acerca el final de año y solo nos queda reconocer que los mercados cerrarán el 2018 con un batacazo que no esperábamos al comenzar el año.

Varios son los factores que han marcado el año que está a punto de finalizar:

  • El proteccionismo de Trump, que generó una guerra comercial que provocó un alto impacto en sectores de peso como el automovilístico en Europa, el acero y el aluminio.
  • Las subidas de tipos en USA y las tensiones por ello entre Trump y la FED. La curva de tipos ha demostrado aplanamiento entre el 2Y y el 10Y lo que ha provocado la tensión por parte del mercado, ya que la inversión de la curva (inversión, no aplanamiento) ha augurado en el pasado recesión.

Gráfico de precios (no de rentabilidades) del TNote 2 y 10 años súper puestos, donde se aprecia mismo precio en un mismo momento de tiempo a finales de noviembre):

 

Fuente: Next Generation

  • El precio del Crudo que comenzó a caer a la vuelta del verano, ante el miedo global a un exceso de oferta, entre otras razones derivado de un descenso de la demanda. Pensemos que China es el mayor importador mundial de crudo. Una ralentización de su economía (a raíz de la guerra comercial) supondría un descenso de la necesidad de la materia prima.
  • El Brexit: las tensiones internas en el partido de Theresa May y la falta de un acuerdo a gusto de todos ha generado incertidumbre sobre el resultado final. A día de hoy el acuerdo todavía no está cerrado, aunque parece más encauzado, y todo apunta a que será lo último que llevara a cabo May durante su mandato.
  • Las tensiones entre Bruselas e Italia por los presupuestos. El gobierno italiano ha tardado en dar su brazo a torcer con Europa, pretendiendo que se aprobaran unos presupuestos que no cumplen con la normativa de la Unión. La situación económica italiana ha sido uno de los grandes escollos del año, afectando especialmente a la banca italiana y contagiando a la europea.
  • Las elecciones en países emergentes como Brasil o Mexico que finalmente han terminado con escenarios mejor de lo esperado para las compañías españolas con presencia en LATAM.

 

Con todo, la peor parte del año ha sido a la vuelta del verano. Y concretamente el mes de diciembre donde la volatilidad se ha revalorizado casi un 30%:

(Recuerden que a través de los CFD se puede acceder a invertir en la propia volatilidad):

 

Fuente: Next Generation

Ante este panorama podemos decir que el 2019 se presenta incierto, con una tregua comercial entre Trump y China que de momento solo está vigente los 90 primeros días del año. El desenlace del Brexit, los precios del Crudo y las políticas monetarias del BCE serán algunos de los catalizadores que nos podrán dar pistas sobre como ira el año.

Es por ello que les recomendamos que protejan el riesgo de sus inversiones. Recuerden que precisamente a través de CFDs se pueden realizar estrategias de coberturas. Pidan más información si están quieren saber más.

 

Por lo demás desearles Feliz Navidad y Feliz Año 2019, despedimos este informe hasta 2019.

 

¡Tengan buen trading!

 

Sara Carbonell Suárez-Ibaseta

Relationship Manager