Los mercados nos están ofreciendo una entrada de año 2016 fulgurante, con fuertes episodios de volatilidad. El foco está puesto en las bolsas de valores chinas, pues han vuelto a resurgir los temores acerca del menor crecimiento del país asiático y, no dejemos atrás este factor de suma importancia, el impacto que pueda tener la fuerte bajada del yuan en lo que respecta a la inflación mundial y al precio de las materias primas. Aunque hemos dejado en un segundo plano las subidas de tipos por parte de la Fed, no hay que restar importancia a los datos macro que vayamos conociendo del otro lado del Atlántico; en este sentido, habrá que seguir prestando atención a los datos de empleo y al ritmo de crecimiento de los salarios. Las materias primas van a ser con mucha probabilidad protagonistas de este ejercicio, y de su evolución dependerán en gran medida los movimientos que experimente la renta variable en uno u otro sentido. No es muy habitual que a principios de ejercicio pueda haber dos escenarios tan opuestos el uno respecto al otro: podría ser un año negativo si la desaceleración de China sigue mostrando evidencias de que pueda tener un impacto mayor a lo esperado en el resto del mundo vía depreciación del yuan y por tanto haciendo más competitivos sus productos y exportando deflación, o podría ser un año de recuperación de los precios de las materias primas (léase petróleo) que podría suponer al menos un impasse en los países emergentes que tan ligada tienen su economía a la explotación de commodities y que podría verse traducido en un respiro que repercutiera positivamente en los mercados. De una u otra manera podríamos justificar en estos momentos un ejercicio bajista o un ejercicio alcista, respectivamente. Entre medias, con mucha probabilidad habrá oportunidades de trading por lo que habrá que acentuar el análisis en la búsqueda de operaciones positivas. Centrándonos en el corto plazo, a pesar de las pronunciadas caídas que vienen sucediéndose desde el pasado lunes hay un hecho que me sigue pareciendo alentador dentro del pesimismo generalizado, y es que todavía no se han perforado niveles de referencia en dos de los principales índices: tanto el Dax30 como referente en Europa, como el Dow Jones30 como referente en Estados Unidos. Las directrices alcistas de largo plazo, que han sido tanteadas en momentos previos de recorte como fueron octubre de 2014 y agosto-septiembre de 2015, nos ofrecen niveles de apoyo que en el caso del índice europeo pasarían actualmente por la zona entre los 9.600-9.700 puntos, y en el caso del referente norteamericano en la zona comprendida entre los 16.250-16.300 puntos. En los gráficos mostrados a continuación se muestran los respectivos niveles comentados con los rectángulos de color azul, zonas que van a suponer un punto de inflexión pues, en caso de ser perforadas, podrían suponer la continuidad de las caídas y quizás un cambio de tendencia para el medio plazo. En ambos casos el estocástico está cortado a la baja, con lo que está confirmando el sesgo bajista al menos en el corto plazo. Como siempre, les deseo un feliz trading José Luis Herrera Analista de CMC Markets Síguenos en twitter @CMCMarketsSpain CMC Markets ofrece un servicio de sólo ejecución. El presente material (tanto si incluye opinión alguna como si no) se proporciona con fines exclusivamente informativos y no tiene en cuenta ninguna circunstancia personal u objetivo de inversión de ninguna persona en concreto. Nada de lo contenido en el presente material es o debe ser considerado como asesoramiento financiero, de inversión o cualquier otro tipo de asesoramiento.Ninguna opinión contenida en el presente material constituye una recomendación por parte de CMC o de su autor sobre una determinada inversión, operación o estrategia de inversión y por lo tanto no ha de ser considerada como tal (ni como adecuada para una persona concreta). En consecuencia, CMC Markets no se hace responsable de ninguna pérdida, daño o perjuicio ocasionado por la utilización de la presente información.