Dos años de negociaciones y al final hay acuerdo. Irán, USA, Alemania, China, Francia, Rusia y Reino Unido han pactado: limitación del programa nuclear y levantamiento de sanciones. Algunos son detractores del acuerdo dado que lo consideran poco restrictivo con Irán respecto a la infraestructura nuclear. Israel, a través de Netanyahu avisó en el congreso americano en marzo, sobre su descontento con el acuerdo. Pero al margen de las implicaciones geopolíticas, el levantamiento de las sanciones significa llegar a acuerdos con las grandes compañías petrolíferas mundiales. Traducido a la realidad: aumentar la producción. Irán produce 2,85 barriles de petróleo al día, pero desde el gobierno ya ha anunciado que sin sanciones la producción se podría incrementar en 1 millón más diario. Tras conocerse el acuerdo los precios del crudo comenzaron a caer en picado, el mercado como siempre reacciona rápido aunque tal vez con poca meditación. Pero ojo, los expertos ya han anunciado que la entrada de Irán al mercado global irá despacio, pudiendo tardar años. No olvidemos ademas que el acuerdo aún no está aprobado. El congreso americano aún tiene que apoyar a Obama en esto. El mercado está descontando sin embargo el acuerdo como una realidad. En cualquier caso, el impulso que habían tomado los precios en 2015, que suponían un retroceso de Fibonacci del 23,6% de toda la caída del 2014 (no era muy representativo, pero por algo se empieza), vuelve a desinflarse, camino del suelo de principios de año. (42 para el WTI y 45,5 para el Brent). Si pensamos en España, somos una economía importadora de crudo, por lo que el bajo precio nos beneficia. Pero a nivel global puede dificultar los objetivos de inflación de los países. Con los precios bajos la subida de tipos por parte de la FED, que muchas voces sitúan en Septiembre se hace más cuesta arriba. Como siempre, buen trading Sara Carbonell Relationship Manager Sigueme en Twitter @Sara__Carbonell Este post no supone asesoramiento financiero ni pretende influir en las decisiones de inversion de los lectores.