Aprovechando uno de los valores más volátiles en lo que llevamos de año, quería mostrarles lo que podría ser una figura bajista en ciernes. Antes que nada, pongámonos en situación: la empresa sevillana ha sido protagonista de fuertes vaivenes bursátiles los últimos tiempos. La forma de contabilizar su deuda provocó una tormenta en la cotización del valor el pasado mes de noviembre, pues los analistas consideraban que los bonos emitidos por la fifial Abengoa Greenfield también debían ser considerados como deuda corporativa. Esto creó nerviosismo en el mercado, pues suscitó dudas en cuanto a la información suministrada por la compañia y por tanto respecto a su valoración. Recientemente las dudas sobre la deuda han vuelto a provocar volatilidad en el valor, con caídas que en algunas sesiones han llegado a suponer casi un 20 por ciento (y fulgurantes recuperaciones en otras jornadas). Esto ha supuesto que las ganancias de los últimos meses hayan quedado enjugadas en cuestión de semanas. A pesar de las aclaraciones por parte de la dirección de la empresa, parte del mercado entiende que sigue habiendo confusión. Ahí tenemos un ejemplo de cómo una buena compañia con buenos fundamentos de negocio y buena proyección, puede tener problemas intrínsecos que generen turbulencias en la cotización. El resultado de todo esto no es más que un tramo bajista en la cotización del valor que podría tener continuidad mientras no veamos una figura de vuelta que nos indique lo contrario. El valor podría estar formando un banderín que tendría implicaciones bajistas, ya que bajista es el sentido del movimiento previo y se trata de un patrón de continuación de tendencia. Recordemos que un banderín es un triángulo más o menos simétrico formado por dos líneas convergentes que se van formando según avanza la figura en su formación, dando lugar a una figura tipo cono. Suele romper en el lado de la tendencia previa. Mostramos el gráfico de Abengoa en velas diarias, con la formación comentada en ciernes. En caso de ruptura a la baja, la proyección sería la longitud del "mástil" que sustenta la formación de la figura, a partir del punto de ruptura de la misma. En el siguiente gráfico podemos ver la cotización en este caso velas semanales. Si la figura bajista se cumple, el valor podría ir a niveles que han sido soporte de relevancia en anteriores ocasiones, concretamente en noviembre de los años 2013 y 2014. Hablamos de la zona entre el 1,43 y el 1,47€, y coincidiría con la proyección comentada en párrafos anteriores. Como punto discrepante, el RSI comienza a mostrar tal sobreventa que bien podría (podría, ¡ojo!) tener un rebote más o menos acusado en cualquier momento. Como siempre, el plan B. La figura quedaría invalidada si la ruptura no se produjera a la baja, por lo cual habría que realizar un nuevo análisis para saber dónde nos encontramos. José Luis Herrera Analista de CMC Markets Síguenos en twitter @CMCMarketsSpain Creo importante mencionar que se trata de una opinión personal y en ningún caso debe interpretarse como asesoramiento financiero ni tiene intención de influir en su toma de decisiones.