Los datos mejores de lo esperado en las encuestas de sentimiento económico ZEW por parte de Alemania y Europa, no fueron suficientes para dar un impulso generalizado a las bolsas europeas. Estos datos de sentimiento parece que ignoraron las preocupaciones provenientes de Siria y el débil crecimiento en Europa, dando mayor peso a la política monetaria acomodaticia del banco central que parece continuará tras las noticias ayer sobre Larry Summers abandonando la carrera por el puesto de Bernanke al frente de la Fed. Al otro lado del Atlántico, los mercados han abierto al alza reforzados por las expectativas de una reducción mínima en cuanto a las medidas de estímulos en la reunión del FOMC de mañana. Los datos macroeconómicos siguen apuntando presiones inflacionistas bajas en la economía. Jose Marton Analista de Mercados