Las expectativas de un comienzo al alza para las bolsas europeas tras los buenos datos de China y Japón se disiparon rápidamente, pesando más entre los inversores los comentarios del presidente Assad donde anunciaba una respuesta por parte de Siria y sus aliados si se llegaba a producirse un ataque. La conferencia esta mañana entre el secretario de estado americano y el ministro de asunto exteriores de UK volvió a remarcar la intención de EEUU de castigar al dictador sirio, aunque la votación en el congreso no parece que vaya a dar a Obama el apoyo esperado, lo que reduce la probabilidad de una intervención militar al menos en el corto plazo. También relevante a la hora de incrementar la incertidumbre entre los inversores fue el mal dato de empleo americano del pasado viernes, que vuelve a poner dudas de nuevo en cuanto al “timing” del programa de “tapering”. Con respecto a la apertura de las bolsas americanas, éstas decidieron ponderar más los datos positivos de China (que parece continuar en una senda de recuperación) y Japón (mejora del optimismo tras asegurarse las Olimpiadas de 2020), comenzando al alza. Jose Marton Analista de Mercados