El anuncio la pasada noche de Janet Yellen como próxima sustituta del actual presidente de la Fed Ben Bernanke, no podría haber llegado en mejor momento. Sirvió para poner cierta estabilidad en los mercados, en un momento en el que la situación se encuentra sumida en incertidumbre. Los comentarios de ayer de Obama en los que decía “there is no magic bullet” para resolver la situación en la que se encuentra actualmente el gobierno tras ya nueve días, hizo tambalear los mercados. El anuncio de Yellen al menos quitó de la mesa un tema más del que preocuparse, pues la política continuista y la conocida atención al tema de empleo parece que seguirán retrasando el recorte en las medidas de estímulos. A pesar de esto, la falta de datos económicos como resultado del cierre del gobierno nunca iba a permitir el poder tomar una decisión en el corto plazo en cuanto al “tapering” por la falta de visibilidad. En EEUU los mercados comenzaron en territorio positivo aunque luego se fueron desinflando, pues el nombramiento de Yellen no cambia la situación de preocupación en el Capitol Hill. Jose Marton Analista de Mercados